miércoles, 24 de abril de 2013

DIA DEL LIBRO-SAN JORGE-CATALONIA IS NOT SPAIN

Hoy se ha celebrado una hermosa fiesta, sino fuera por los separatistas que de todo se apropian y todo lo politizan.  Pasear un día festivo como este por el centro de San Cugat del Vallés, población dormitorio de Barcelona es acabar asqueado.

Con la Iglesia (catalana) hemos topado, amigo...
El cenit de lo incomprensible es ver un tenderete de Conveniencia y Unió vendiendo rosas con un enorme letrero con el lema CATALONIA IS NOT SPAIN, aquí mismo, en la ciudad donde Xavier Martorell (a pesar de su imputación todavía Director de Servicios Penitenciarios de la Generalitat), se ha dedicado a espiar a sus propios socios de coalición a través de Método 3.

Los mozos de escuadra, ¿no se enteran?
Un partido donde abundan los chorizos de pata negra, del que está escapando la gente decente para no contagiarse, donde solo caben incautos, malvados y estúpidos, según la teoría de Cipola.

La pasta nostra
La rosa de San Jorge y su sentido se está desvirtuando. Antes era un día festivo encantador. Hoy, entre el celofán que la envuelve con impresiones de la bandera separatista, la espiga  y las soflamas secesionistas han desvirtuado el hermoso y noble sentido de la leyenda. 
Es una verdadera vergüenza. Están envenenando a la infancia, y nuestro gobierno, como los anteriores, esperándolas llegar sin hacer nada. Probablemente, dado el éxito del manual del secesionista que ha presentado Mas este Día del Libro, lo editen en viñetas para que llegue mejor a los niños.

Mezquindad
Pero, ¿es legal que unos partidos se arroguen la representación de toda una región ante la indiferencia del gobierno de la nación? ¿Se puede permitir que ya hablen hasta de un futuro ejército, cuando a un general por citar simplemente la constitución lo sancionan?
Existe pais en el mundo que financie a sus propios enemigos? No creo que haya seres tan idiotas. Aquí sí, ya es inaguantable; de frenopático.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.