sábado, 29 de septiembre de 2012

A ARTUR MAS LE SALEN LOS GIGANTES


Me echarán de Cataluña
Una agradable coincidencia. No sé el porqué pensaba en la  reacción que habría tenido aquel sevillano, capitán de la Legión,  D. José Manuel Lara Hernández*, marqués del Pedroso de Lara, Cruz de San Jordi y  Medalla de Oro de Barcelona,  ante estos ataques desquiciados contra la unidad de España y cuál hubiera sido su postura por el silencio de su hijo José Manuel. Hete aquí, casualidad: al cabo de una horas en las noticias informan  que José Manuel Lara Bosch presidente del grupo Planeta ha manifestado que si Cataluña fuese independiente el grupo planeta se tendría que ir. Tiene mérito, valor y le honra. De momento el Sr. Lara,  con toda seguridad, se ha ganado el título de facha anti-catalán, porque los "verdaderos patriotas catalanes" son aquellos que quieren arruinar a su pais separándose de España; los demás unos botiflers, traidores, fascistas, fachas, imperialistas, etc, etc. ¿Le seguirá el Sr. Godó, "Grande de España", Presidente de La Vanguardia, antes llamada española?
Orgulloso de su hijo catalán
Es de esperar que salgan  más empresarios con la sensatez, dignidad y el valor para expresar su oposición a las propuestas independentistas de Mas. Todos están alarmados por las consecuencias y desenlace de este disparate, salvo aquellos inonscientes que anteponen las vísceras a la razón.
Recientemente saltó la noticia de que Artur Mas se había reunido en un restaurante con un grupo de importantes empresarios (¿quién pagaría la comida?), dando la impresión de que era unánime el apoyo a sus ideas independentistas. Es sospechoso.  La realidad puede ser todo lo contrario: del grupo sería una minoría la que secundaba sus propuestas secesionistas. Nadie se declara abiertamente contrario a esas propuestas, probablemente por prudencia con tintes de temor; no por cobardía, sino por protección a sus familiares y bienes.
Lo mismo ocurrió después de la preparada  visita de Mas con Rajoy. Todos los medios-mercenarios que desinforman en Cataluña, resaltaron la ausencia de alguna personalidad del Gobierno, pero ni insinuar la falta de asistencia de empresarios.
Llevamos años padeciendo una epidemia de paranoia:  no es de cuerdos  -aunque se trate de acádemicos-  nombrar en su día al ex-president Jordi Pujol "español del año",  quien no tiene apego a España; una asociación de militares denuncian abiertamente que
Rememorando a los Mercedarios 24 setbre 2012
queden impunes las graves manifestaciones del Sr. Artur Mas, mientras otros (¿por razones de oficio?),  acompañan en la misa de La Merced, al autoproclamado independentista del año; ponen a caldo sus compañeros de partido -los del PSC-  a cualquiera que se manifiesta abiertamente en contra de las propuestas separatistas, haciendo el caldo a los desleales; gracias a la abstención de la filial del PSOE (partido español),  sale una propuesta del Parlament contra España; Durán y Lleida sigue alardeando cinicamente en Madrid que está contra el independentismo, pero apoya toda decisión que conduce a él sin que nadie se lo diga abiertamente en el Congreso, en Madrid; Rajoy  -oportuno él para dar ejemplo y no que hablar-  de paseo por NY degustando un buen habano mientras en la capital pone órden la vilipendiada policía; Zapatero abolió una previsora ley que nos protegía de las peligrosísimas e interesadas aventuras de referendums, y ya, como colofón, el futuro rey Arturo, pone en evidencia a los ojos de todo el mundo al Jefe del Estado,  rechaza y tilda de amenazante cualquier discreta objeción a sus reindivicaciones, dando consejos, él, de proceder dialogando para no crear  crispación en la sociedad, ¡vaya cinismo!". Así nos va.
Cipolla: teoría de la estupidez
Mientras, de los parados, la desesperación de autónomos, la
angustia de muchos empresarios, gastos improcedentes de las
administraciones o malversaciones, no se habla. Tampoco de Millet o de las ITV-Oriol Pujol Ferrusola. Ejemplares catalanes, con más medallas y reconocimientos aquél que Godoy.


El hombre de las mil corbatas y las dos caras 
 
* José Manuel Lara Hernández nació en Sevilla. Llegó a Barcelona en 1939, se casó con Doña María Teresa Bosch Carbonell. ´Fundó en 1949 la editorial Planeta. Hoy este grupo emplea a más de 5.000 personas y tiene una facturación anual cercana a los 3.200 millones de euros. 




viernes, 21 de septiembre de 2012

LOS OTROS CATALANES TAMBIEN ESPAÑOLES



Archisabido es que el 11 de septiembre se conmemora el fin de la heróica y trágica defensa de Barcelona. Cantidad de ciudadanos, aún hoy, están convencidos de que fue una lucha por la independencia de Cataluña, contra España,  cuando fue  una guerra internacionalizada entre dos bandos de españoles opuestos por sus ideas dinásticas: unos por Carlos II de la Casa de Habsburgo y otros por el francés duque de Anjou (Felipe V) , apoyados aquellos por los aprovechados de siempre, ingleses y holandeses. Pero ambos grupos lucharon por España, su patria común. ¡Oh!, ¡mon Dieu!, ¡tamaña barbaridad!, exclamarán quienes hayan estudiado la "nouvelle histoire de la Catalogne".
Curiosamente Barcelona fue durante tres años la capital  bajo el mandato de Carlos III de España.
Después de vencer Felipe V, gracias al francés y los acuerdos secretos con el austriaco -traidor a los catalanes-  principe Starhemberg,  la brava defensa de Barcelona todavía se prolongó un año más.
Felipe V, aceptando  una anmistía general, conquistó Barcelona. Rafael de Casanova, Conseller en Cap, cayó gravemente herido y estuvo escondido hasta 1719 en que se le restituyó sus bienes. No murió en la defensa, como también airean.  Defendió encarnizadamente la plaza junto con Villarroel, otro héroe.
Así fue, como en otras muchas anteriores y posteriores ocasiones: los catalanes lucharon  junto a otros españoles por una causa común.
También llama la atención que a Rafael de Casanova lo tengan como un símbolo del separatismo. Quizá sea por la alegre aportación de Rovira y Virgili, que más de dos siglos después dio a entender ´que aquella fue una lucha del nacionalismo catalán.  No parece coincidir esa visión histórica con el bando de Rafael de Casanovas y los otros dos comunes. Merece la pena leerlo para salir de toda duda sobre la españolidad de este personaje. Buena prueba de ello es que su monumento ha existido siempre en Barcelona.

Rafael de Casanova con la bandera de Sta. Eulalia
Este 11 de septiembre ha sido bastante concurrido gracias a la intensa campaña de propaganda financiada por los colectivos separatistas y estos por las subvenciones oficiales con los impuestos de "todos" los catalanes. También fruto de la desinformación que recibe esta sociedad por la información sesgada  de los medios mercenarios que deleitan con sus panegíricos a los señoritos de turno, a las trescientas familias. Y ya no hablar de la enseñanza catalanista de la historia.
Pero lo que más llama la atención son los "camaleonisman". Abundan.  Por ejemplo el Sr. Durán y Lleida, el hombre de las mil corbatas y la suite del Palace, que en Madrid presume de sensatez, reniega del separatismo, y en Barcelona, aun renqueando con muleta, asiste a la manifestación secesionista. Claro que su camarada Mas, para guardarle la espalda, ya advirtió que no sólo acudirían independentistas; después cambia y  dice  que ha sido un claro y unitario manifiesto por la independencia (sin incidentes).




El Sr. Durán es partícipe de la sarta de mentiras, que a base de repetirlas la gente acaba creyéndoselas. La más flagrante es la falacia de que España expolia a Cataluña, siendo esta la más solidaria del pais.
Según datos de un informe del BBVA, cada residente en Madrid realiza una aportación al estado de 7.862 €, de la que recibe 5.524 €, es decir, per cápita recibe 2.300 menos de lo que da. Por su parte un residente en Cataluña aporta 6.754 frente a los 5.660 que recibe, de forma que obtiene unos 1.000 € de diferencia con lo que aporta. 
A pesar de esos datos la C. de Madrid tiene un deficit de 17.108 millones de euros, cuando el de Cataluña es de 43.954 millones. Aun así se atrevió a decir este buen señor  que si no fuera por CIU la economía española podría estar intervenida (sic). Y se queda tan tranquilo con la ciudadanía echando pestes contra el estado español por el robo continuado de su hacienda. Esta es la prudencia del Sr. Durán.
Otra lindeza suya: no todas las culturas tienen el mismo valor. Pues no lo sé, la verdad, no comprendo estas aldeanas comparaciones. Teatros, música, museos, certámenes culturales no faltan en la meseta con  diferencia del número de ellos, como Madrid,  por ejemplo.  Barcelona hace años no le envidiaba a Madrid, competía con la capital culturalmente; algo se habrá hecho mal. Lamentablemente más de un artista catalán harto del nacionalismo ya no reside aquí, lo cual sentimos enormemente los otros  catalanes.


Y económicamente, de la inversión extranjera (FDI) en España,  Madrid se lleva el 64,2% y Barcelona el 14,8%, aquella con 11 oficinas fuera de Madrid y aquí con 44 en el extranjero, ¿para captar inversión?
Y en cuanto al peaje de las autopistas que sufrimos los catalanes, en 1995 fueron traspasadas a la Generalitat. Ese mismo año finalizó la explotación  de Barcelona-Lérida, otras cinco entre 1998, 2004 (3) y  2005. En lugar de suprimir el peaje lo alargaron hasta el 2021 en beneficio de la empresa catalana ABERTI (principal accionista La Caixa), parece ser muy vinculada a CiU, a cuyos presidentes -Salvador Alemany y Artur Mas- se les ha visto muy unidos estos días de proclamas independentistas. Además también fue antaño consejero el ex-president Jordi Pujol; ¡todo queda en la casa nostra!
No dejan de tener razón las autonomías que aportan más de lo que reciben (Madrid, Cataluña, Baleares y Valencia), cuando critican el despilfarro que ha habido en  regiones subvencionadas. Pero eso tienen que denunciarlo, empezando por dar ejemplo, naturalmente, y no diciendo majaderías, como que el dinero que aporta Cataluña al estado sirve para que los andaluces vayan al bar o victimizando a los payeses catalanes mientras otros cobran el per. Por favor, no generalice encabronando al respetable. Encima Vd., el prudente bienquisto.
Resulta que en la manifestación estaban los mejores catalanes; el resto somos de 2ª y los parados ya no son... Pónganse a trabajar de verdad, arrimen el hombro y dejen de complicarnos la vida generando con sus mentiras el odio y la intolerancia en la juventud, en lugar de fomentar lo que nos une,  provocando con sus falacias separaciones y enfrentamientos. Sean respetuosos y justos con los muchos millones de ciudadanos de Cataluña que no acudieron a su manifestación y no son nacionalistas, que aman entrañablemente a su tierra y desean vivir honradamente  y morir en ella en paz, con la tranquilidad de que sus hijos tendrán una sociedad más justa y respetuosa, con trabajo y libertad.
Ningún atavismo del separatismo actual con aquellos bravos defensores de Barcelona el 11 de septiembre de 1714.

                              







miércoles, 12 de septiembre de 2012

LAS CONSECUENCIAS DE HACER EL AVESTRUZ




Yo voté no a la Constitución porque no estaba conforme con el artículo 2 sobre las nacionalidades.

Desde aquellos días todos los gobiernos centrales han escondido la cabeza bajo el ala ante las contínuas infulas de los separatistas. Han sido extremadamente permisivos, y no será porque no se veía las consecuencias. El mero hecho de dirigirse a ellos como nacionalistas, distinguiendo entre moderados y radicales ha sido un absurdo. La manifestación a favor del estatut que animó el primer gobierno de la democracia también.  El decreto del bilingüismo conseguido por Roca i Junyent a cambio del voto de investidura de Suárez, fue una cesión que ha motivado contínuas controversias. El traspaso de Educación ha servido para aumentar la incongruencia entre nación y nacionalidad, fomentando la desunión de los españoles por la enseñanza diferenciada y partidista impartida en las comunidades; otras cesiones como educación, policías, etc.  Un sinfin de estulticias de los politicos catalanes que nadie de los distintos gobiernos ha respondido o denunciado, de tal manera que  estupideces han pasado desapercibidas para la inmensa mayoría de los catalanes. Y no solo éso, al contario, esos políticos desvergonzados y por ello astutos a los ojos del pueblo, han ocultado y disfrazado sus truhanerías, llegando a la desfachatez  de echar la culpa de su mala gestión y golfadas a Madrid, que es decir al resto de España.


Acabo de oir a una señora en la manifestación de Barcelona decir que ha acudido porque están hartos de que les roben. Pero esta pobre mujer, ¿no sabe que está rodeada en esa exaltación patriótica de quienes han estado durante décadas expoliando a su patria y continúan por la senda? Lo más probable es que esta dona solo vea TV3, máximo Tele 5 y quizá lea algún domingo La Vanguardia, el periódico o El Avui, dado que desconocerá el chanchullo de Banca Catalana, donde su ex-President Jordi Pujol lo procesaron y, ¡oh milagro!, se sobreseyó el asunto; puede que fuera gracias a otra manifestación que organizó su esposa, la Sra. Ferrusola, en compañía de Prenafeta (el que tiene el dinerito de no se sabe quién en paraisos fiscales), o por gentileza de Felipe González. Habrá acudido el ex-mejor español del año (otra gilipollez) junto con su familia y su hijo -el del tinglado de las ITV- Oriol, ¿también?  No creo que haya asistido -otro truhanillo- Alavedra; tampoco Ribó, el Defensor del Pueblo, ¿estará de viaje en alguna isla del Caribe?  Quienes con seguridad tendrán sitio preferente serán los directivos del Orfeó Catalá o del Omnium Cultural, entidades tan arraigadas a la señera y que tan buena relación tuvieron en su día con el estafador  Millet; aunque puede que sí esté Bargalló, o Josep Lluis Carod Rovira con su hermano Apel-les y Jordi Ausás (procesado por contrabandista), todos ellos altos gobernantes del anterior tripartito. Ah, me olvidaba: ¿habrá asistido también Javier de la Rosa? Por si esta buena mujer o sus muchos familiares o conmilitones lo desconocen, este tipo engañó y estafó a más de 10.000 accionistas de Gran Tibidabo, sociedad lúdica (tinglado similar a Barcelona World), que creó el mejor empresario del momento, según palabras de Jordi Pujol.


Artur Mas ha dicho que no asistía por razones institucionales, o algo así: mentira.  No lo ha hecho por el rechazo que habría tenido. También reclama justicia para el poble catalá: otra falacia. Vd. no es ecuánime en la aplicación del artículo 3.1 (lenguas) y el 4.2 (banderas) de nuestra Constitución, honorable President. La ciudadanía catalana está formada por mucho más del 50% de personas no nacionalistas a los que Vd., en lo que se refiere a ayudas los tiene discriminados, cuando subvenciones para asociaciones independentistas, gastos para fomentar la identidad catalana o para manifestaciones,  no faltan. No venga con milongas Sr. Mas y vaya  a confesar sus mentirijillas con el Rvdo. Xavier Novell, el obispo de Solsona y de paso le aconseja que se dedique  a sus feligreses y no a la política.
Vds.  no representan a todo el pueblo catalán. Obran visceralmente generando un enfrentamiento entre los propios catalanes y el resto del pais, haciendo un gravísimo daño a España en un momento sumamente delicado. Vds. pueden llevar a Cataluña y a toda España a situaciones críticas por su proceder y el pasotismo de gobernantes y políticos que hemos tenido hasta la fecha.  




  

martes, 4 de septiembre de 2012

CAJA O FAJA

El listo de Fernando VII, saltándose la Ley Sálica, nombró heredera al trono con 3 años de edad a su hija Isabel II. A los 13 se le concedió la mayoría de edad provocando descontento en parte de la ciudadanía al reclamar Carlos su derecho al trono. Aprovechando el prestigio y simpatía que gozaba entre sus paisanos, el Gobierno envió al coronel Prim a Cataluña para poner órden. Poco tiempo transcurrió para que aquella admiración se transformara en antipatía.
Cierto día pasaba el coronel a caballo por la calle Argentaria de Barcelona y un desconocido le espetó: lo que quiere este es la faixa (faja). Prim se acercó a él y le respondió: caixa o faixa (caja o faja), dando a entender que saldría  con los pies por delante o con el fajín de general.


Esto ocurría sobre el año 1850. El 14 de abril de 1931 se proclamada la II República y Alfonso XIII, nieto de Isabel II abandonaba por piernas España exiliándose a París para evitar, según sus palabras, una guerra civil con  luchas fratricidas, aunque, por si acaso, sin renunciar a ninguno de sus derechos. Como agradecimiento, las Cortes republicanas le acusaron de alta traición.
La República se constituyó,  ganó las elecciones "democráticas" la CEDA (derechas), y las izquierdas, como de costumbre, no lo aceptaron provocando un sinfin de desórdenes:  rebelión de ERC proclamando el sedicioso Estat Català; quemas de iglesias; asesinatos de políticos como el diputado monárquico Calvo Sotelo etc., etc.  Aquella caótica situación culminó con la horrible guerra civil, que nadie deseaba ¡¿!?


Esto ocurría el pasado siglo. Hoy España es muy diferente:  no es necesario recurrir al general para poner órden a pesar de la existencia de líderes que llegan al paroxismo político, si no mental, reflejado en las pancartas e improperios en las manifestaciones, no solo callejeras, también en paraninfos, que asustan a los más escépticos, optimistas y propios conmilitones; un disparate es siquiera pensar en los sucesos de Casas Viejas cuando son asaltados comercios con violencia u oficinas bancarias por grupos histriónicos, con contínuas diatribas de su  lider agiprop; como disparate mayúsculo es nombrar la guillotina para acabar con los políticos en general -cuando no mandan quienes les conviene-, aunque a algunos pesimistas les venga a la memoria las palabras de Dolores Ibarruri dirigidas a Calvo Sotelo un día antes de su asesinato, etc., etc.


Toda esta caterva unida a los separatistas de siempre son capaces de llevar a la ruina al pais por la laxitud de sus gobernantes.  Cuando más necesitamos prestigiar la marca España -en beneficio de todos- para fomentar la confianza en los inversores, personajes de "Conveniencia y Unión" como Oriol Pujol, hijo del honorable Pujol, en su día "español del año", van a los EEUU a justificar el fracaso de su "buen hacer" por la dependencia de un estado al que están sometidos hace 300 años. ¿Le explicará a Obama sus implicaciones con el tema de las ITV?, ¿o las habilidades empresariales de sus familiares?, ¿o el alcance del famoso 3% que denunció Maragall en su día y todoooooooos los partidos echaron tierra enseguida para tapar las inmoralidades con las que se han enriquecido durante lustros?, ¿o la relación con el Sr Millet?, ¿o la de su padre con Prenafeta y Cía.?, ¿o el coste de las empresas relacionadas y subvencionadas por la Generalitat con sus amiguetes bien colocados?, ¿o lo que supone las TTVV regionales?, ¿o que se pasan por el forro las sentencias del Supremo para enmendar las injusticias que comete el gobierno catalán?, ¿o el gasto innecesario de las ridículas seudoembajadas?, ¿o los Consejos Comarcales?, ¿o la discriminación e insulto  al resto de los catalanes no nacionalistas con acciones u omisiones en los símbolos y cultura común, llegando a la estulticia de tapar la palabra España en las placas de calles o plazas, obligar a hoteles a servir "pa amb tomàquet", o prohibir vender muñecos de manolas y toros en las tiendas turísticas?


¿Llegará el momento de parar estos sinsentidos? ¿Cuándo aparecerá el político verdaderamente independiente, con agallas,  que de verdad piense -como se acostumbra a decir- en el conjunto de la ciudadanía? Contra más tarde, peor.
Caja o faja. Ha cambiado hace tiempo: la caja por la de ahorros; la faja no, como antaño  para guardar la bolsa de los dineros, que con tanta facilidad, por  impunidad, la tienen a rebosar.
Ahora se necesita unidad, no liarse a estacazos por el poderoso caballero, único señor de esta gentuza que manipula a la ciudadania en beneficio propio.