viernes, 21 de septiembre de 2012

LOS OTROS CATALANES TAMBIEN ESPAÑOLES



Archisabido es que el 11 de septiembre se conmemora el fin de la heróica y trágica defensa de Barcelona. Cantidad de ciudadanos, aún hoy, están convencidos de que fue una lucha por la independencia de Cataluña, contra España,  cuando fue  una guerra internacionalizada entre dos bandos de españoles opuestos por sus ideas dinásticas: unos por Carlos II de la Casa de Habsburgo y otros por el francés duque de Anjou (Felipe V) , apoyados aquellos por los aprovechados de siempre, ingleses y holandeses. Pero ambos grupos lucharon por España, su patria común. ¡Oh!, ¡mon Dieu!, ¡tamaña barbaridad!, exclamarán quienes hayan estudiado la "nouvelle histoire de la Catalogne".
Curiosamente Barcelona fue durante tres años la capital  bajo el mandato de Carlos III de España.
Después de vencer Felipe V, gracias al francés y los acuerdos secretos con el austriaco -traidor a los catalanes-  principe Starhemberg,  la brava defensa de Barcelona todavía se prolongó un año más.
Felipe V, aceptando  una anmistía general, conquistó Barcelona. Rafael de Casanova, Conseller en Cap, cayó gravemente herido y estuvo escondido hasta 1719 en que se le restituyó sus bienes. No murió en la defensa, como también airean.  Defendió encarnizadamente la plaza junto con Villarroel, otro héroe.
Así fue, como en otras muchas anteriores y posteriores ocasiones: los catalanes lucharon  junto a otros españoles por una causa común.
También llama la atención que a Rafael de Casanova lo tengan como un símbolo del separatismo. Quizá sea por la alegre aportación de Rovira y Virgili, que más de dos siglos después dio a entender ´que aquella fue una lucha del nacionalismo catalán.  No parece coincidir esa visión histórica con el bando de Rafael de Casanovas y los otros dos comunes. Merece la pena leerlo para salir de toda duda sobre la españolidad de este personaje. Buena prueba de ello es que su monumento ha existido siempre en Barcelona.

Rafael de Casanova con la bandera de Sta. Eulalia
Este 11 de septiembre ha sido bastante concurrido gracias a la intensa campaña de propaganda financiada por los colectivos separatistas y estos por las subvenciones oficiales con los impuestos de "todos" los catalanes. También fruto de la desinformación que recibe esta sociedad por la información sesgada  de los medios mercenarios que deleitan con sus panegíricos a los señoritos de turno, a las trescientas familias. Y ya no hablar de la enseñanza catalanista de la historia.
Pero lo que más llama la atención son los "camaleonisman". Abundan.  Por ejemplo el Sr. Durán y Lleida, el hombre de las mil corbatas y la suite del Palace, que en Madrid presume de sensatez, reniega del separatismo, y en Barcelona, aun renqueando con muleta, asiste a la manifestación secesionista. Claro que su camarada Mas, para guardarle la espalda, ya advirtió que no sólo acudirían independentistas; después cambia y  dice  que ha sido un claro y unitario manifiesto por la independencia (sin incidentes).




El Sr. Durán es partícipe de la sarta de mentiras, que a base de repetirlas la gente acaba creyéndoselas. La más flagrante es la falacia de que España expolia a Cataluña, siendo esta la más solidaria del pais.
Según datos de un informe del BBVA, cada residente en Madrid realiza una aportación al estado de 7.862 €, de la que recibe 5.524 €, es decir, per cápita recibe 2.300 menos de lo que da. Por su parte un residente en Cataluña aporta 6.754 frente a los 5.660 que recibe, de forma que obtiene unos 1.000 € de diferencia con lo que aporta. 
A pesar de esos datos la C. de Madrid tiene un deficit de 17.108 millones de euros, cuando el de Cataluña es de 43.954 millones. Aun así se atrevió a decir este buen señor  que si no fuera por CIU la economía española podría estar intervenida (sic). Y se queda tan tranquilo con la ciudadanía echando pestes contra el estado español por el robo continuado de su hacienda. Esta es la prudencia del Sr. Durán.
Otra lindeza suya: no todas las culturas tienen el mismo valor. Pues no lo sé, la verdad, no comprendo estas aldeanas comparaciones. Teatros, música, museos, certámenes culturales no faltan en la meseta con  diferencia del número de ellos, como Madrid,  por ejemplo.  Barcelona hace años no le envidiaba a Madrid, competía con la capital culturalmente; algo se habrá hecho mal. Lamentablemente más de un artista catalán harto del nacionalismo ya no reside aquí, lo cual sentimos enormemente los otros  catalanes.


Y económicamente, de la inversión extranjera (FDI) en España,  Madrid se lleva el 64,2% y Barcelona el 14,8%, aquella con 11 oficinas fuera de Madrid y aquí con 44 en el extranjero, ¿para captar inversión?
Y en cuanto al peaje de las autopistas que sufrimos los catalanes, en 1995 fueron traspasadas a la Generalitat. Ese mismo año finalizó la explotación  de Barcelona-Lérida, otras cinco entre 1998, 2004 (3) y  2005. En lugar de suprimir el peaje lo alargaron hasta el 2021 en beneficio de la empresa catalana ABERTI (principal accionista La Caixa), parece ser muy vinculada a CiU, a cuyos presidentes -Salvador Alemany y Artur Mas- se les ha visto muy unidos estos días de proclamas independentistas. Además también fue antaño consejero el ex-president Jordi Pujol; ¡todo queda en la casa nostra!
No dejan de tener razón las autonomías que aportan más de lo que reciben (Madrid, Cataluña, Baleares y Valencia), cuando critican el despilfarro que ha habido en  regiones subvencionadas. Pero eso tienen que denunciarlo, empezando por dar ejemplo, naturalmente, y no diciendo majaderías, como que el dinero que aporta Cataluña al estado sirve para que los andaluces vayan al bar o victimizando a los payeses catalanes mientras otros cobran el per. Por favor, no generalice encabronando al respetable. Encima Vd., el prudente bienquisto.
Resulta que en la manifestación estaban los mejores catalanes; el resto somos de 2ª y los parados ya no son... Pónganse a trabajar de verdad, arrimen el hombro y dejen de complicarnos la vida generando con sus mentiras el odio y la intolerancia en la juventud, en lugar de fomentar lo que nos une,  provocando con sus falacias separaciones y enfrentamientos. Sean respetuosos y justos con los muchos millones de ciudadanos de Cataluña que no acudieron a su manifestación y no son nacionalistas, que aman entrañablemente a su tierra y desean vivir honradamente  y morir en ella en paz, con la tranquilidad de que sus hijos tendrán una sociedad más justa y respetuosa, con trabajo y libertad.
Ningún atavismo del separatismo actual con aquellos bravos defensores de Barcelona el 11 de septiembre de 1714.

                              







11 comentarios:

  1. ¡Bien!... me ha encantado leerte y ver como has puesto el punto en cada " i " sin estridencias pero con claridad.
    El vino y el jamón, exquisitos.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Con tu permiso te copio una imagen para mi blog. El resto de la entrada la imprimo para estudiarla.

    ResponderEliminar
  3. Si, ahora es momento de tirar todos del carro y meter a los manguis entre rejas, pero devolviendo el dinero que nos han robado.

    ResponderEliminar
  4. TRAMUNTANILLA

    Gracias por aparecer. +

    ResponderEliminar
  5. TERLY

    Tienes razón, exquisitos. Repetiremos, antes de que suban de nuevo el IVA.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. ULTIMO DE FILIPINAS

    Puedes copiar lo que quieras. Yo las he sacado de Internet.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  7. Querido amigo: esta si es una entrada aclaratoria.
    Admiro a todos esos catalanes de verdad que no estaban en tales festejos y que haceis España con vuestra catalanidad auténtica.

    Que dios os bendiga y de fuerzas para lo que se avecina, aunque creo que no llegará a realizarse.

    Un beso, me ha encantado leerte

    ResponderEliminar
  8. MILITOS

    Gracias por tus comentarios.
    Realmente es una situación extremadamente alarmante la que vivimos -no solo en Cataluña- en España, fruto de la ceguera que han padecido todos nuestros gobernantes, sin excepción alguna.
    Han permitido que durante muchos años se educara a la juventud en la falacia contra España, para mantenerse en la poltrona: unos por ambición de poder; otros por amasar fortuna.
    Difícil es prever el desenlace de esta eclosión de hipócritas, que solo puede frenar una mano honrada y firme que no vaya con ambages y haga frente a tanta estulticia con la Ley y el ejemplo.

    ResponderEliminar
  9. ANONIMO

    Efectivamente, deben gobernar con el ejemplo. La ciudadanía quiere que los sinvergüenzas sean denunciados, perseguidos y castigados, no por venganza, simplemente por justicia.

    ResponderEliminar
  10. Es hora de que la Cataluña no nacionalista salga a la calle, se haga oir de manera nítida y clara y plante cara al rodillo mediático,político y social que empuja al abismo del separatismo.

    Si esa Cataluña que aún posee el célebre "sen" permanece muda e inane, se verá arrastrada a un panorama tenebroso de incalculables y dramáticas consecuencias.

    ResponderEliminar

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.