viernes, 15 de julio de 2011

DIVISION AZUL: JUVENTUD PRECOZ, SACRIFICADA Y HEROICA


"Si en el frente os encontrais a un soldado mal afeitado, con las botas rotas y el uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español..." Estas fueron palabras del general Jürgens de la Wehrmacht al referirse a los soldados españoles que solo luchaban en el frente ruso contra los comunistas, como así dejaban constancia en el juramento que hacían.
   Posiblemente no haya existido una unidad militar formada por tantos estudiantes, ni que haya tenido tanta fama en la Segunda Guerra Mundial, como la División Azul Española. Uno de ellos,  D. Juan José Sanz Jarque,  se fue voluntario a los 17 años (sin el permiso paterno necesario), del que recientemente se ha publicado una entrevista en el periódico La Gaceta coincidiendo con el 70 aniversario de la marcha a Rusia de los primeros voluntarios. Se embarcó en la aventura que costó 4.825 muertos, 9.522 heridos, 1.512 congelados, 8.398 enfermos y 22 aviadores caidos de La Escuadrilla Azul. 
   No hay división que haya recibido tantas condecoraciones individuales y colectivas en tan corto espacio de tiempo por su entrega en acciones como Voljov, Leningrado, Possad, Ladoga o Krasny Bor (Operación Estrella Polar) y el lago Ilmen.

                           
   En Krasny Bor 5.900 españoles repartidos a lo largo de  20 Km  se enfrentaron a 4 divisiones (44.000 soldados), 800 cañones, 2 batallones de morteros y aviación. Sufrieron más de 4.000 bajas. Allí fue hecho prisionero el inmortal Capitán Palacios con 35 hombres. Al detenerles el coronel del Ejército Rojo estaba obsesionado en que los españoles disponían de un arma secreta  alemana porque decía que era imposible haber sufrido 14.000 bajas de soldados  con fusiles mauser y alguna ametralladora.
   Era un chaval cuando presencié desde una ballerena, próximo al codaste del buque Semíremis de la Cruz Roja, el regreso, tras la muerte de Stalin, de los "Embajadores del Infierno" con el laureado Capitán Palacios,  después de 11 años presos en Siberia.   Fue emocionante el recibimiento de aquellos héroes en Barcelona
    Dice el profesor Sanz Jarque: "los verdaderos héroes son los que cayeron allí, no los que volvimos. Gracias a ellos muchos nos salvamos". Al igual que tantos otros excombatientes, rehuye el protagonismo, un acto más de camaradería.
     También ha dicho en la entrevista: "Fuimos una juventud  precoz, sacrificada y heroica. Lo dimos todo sin pedir nada".


      La División Azul tiene tantos admiradores como detractores. Fue otra época, otras circunstancias, pero fueron voluntarios, muchos muchachos, para luchar contra los que consideraban culpables de la mayor persecución religiosa que se conoce, con el asesinato de 4.000 sacerdotes.  Realizaron gestas altruistas, heroicas y encomiables dignas de admiración, dejando a un lado ideas políticas. Salvo algunos que luego continuaron allí, la inmensa mayoría no fueron a luchar por Alemania; lo hicieron en Rusia junto a los soldados alemanes,  contra el comunismo,  por España.

                                                        
    

6 comentarios:

  1. Nada nos importa el frío/ tenemos la sangre ardiente,/ si se nos hiela el fusil/ el machete es suficiente/ para que el mundo se entere/ que el soldado español/ sabe morir en la nieve/ y lo mismo que cara al sol».

    Esa era una de las canciones, querido Urdanautorum, que cantaban los voluntarios de la División Azul.

    «Si ves a un soldado que va descamisado, decía Muñoz Grandes, cuando lo veais, saludadle, que es un héroe», cuenta el general Díaz del Río, que fue con los Zapadores.

    Y sí que eran héroes. Luchaban contra el comunismo, ese cáncer que provocó la guerra civil en españa y que ha causado más de 100 millones de muertos a lo largo del siglo XX.

    Ahora se estiman que quedan 500 divisionarios vivos y 70 años después, los supervivientes cuentan su paso por la División Azul como la gran experiencia de su vida.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. "Avanzando voy, para un mundo sombrio llevamos el sol; avanzando voy, para un cielo vacio llevamos a Dios..."
    El himno de la División Azul describe los ideales que motivaron las azañas de aquellos héroes.
    Es una infamia destruir monumentos y recuerdos de aquella gesta de españoles. Decisiones de gentuza que no respeta ni la memoria de los muertos, viviendo todavía camaradas de los que cayeron a su lado. Labor propia de personas estúpidas, deshumanizadas y perversas.
    Un beso Natalia y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Las heroicas hazañas de estos valientes contribuyeron a condenar a muerte a 1 millón de civiles rusos, la mayoría de desnutrición, y entre ellos toda la familia de la abuela de mi novia, que por entonces tenia solo 7 años. !Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  4. Luis González, creo que de las hambrunas de Rusia deberías culpar más bien al comunismo. La División Azul fue a Rusia a liberar a los rusos del comunismo, y por eso muchos rusos recibían con los brazos abiertos a los divisionarios.

    ResponderEliminar
  5. La division Azul es el ejemplo de honor y casta mas reciente de la raza Hispana pues bien sabido es la tradicion de conquista y lucha de nuestros ante pasados y todo el que reproche el acto de estos valientes no merece mas que una reprimenda,pues si se hubiese seguido luchando a dia de hoy no estariamos en la situacion que estamos...los rojos han llegado a gobernar llamese (PSOE o PP) lo mismo es aunque se diga que el PP es de derechas...mano dura y valor para tomar decisiones hace falta como en aquellos tiempos. ESPAÑA UNA!! ESPAÑA GRANDE!! ESPAÑA LIBRE!! UNA GRANDE Y LIBRE!! ARRIBA ESPAÑA!!

    ResponderEliminar
  6. Me importa conocer mucho sobre historia y por eso disfruto de saber estas cuestiones. En el colegio me solia ir muy bien en historia y muy mal en las otras materias, sobre todo matematica. Me acuerdo cuando me explicaron funcion lineal que me costo muchísimo

    ResponderEliminar

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.