martes, 5 de abril de 2011

¿MANTENERSE EN EL PODER A CAMBIO DE QUÉ?

Sobre la sesión parlamentaria del 4 de julio de 1934, Josep Pla (gran escritor del siglo XX del que poco habla la cultura catalanista, que no catalana, relataba en una crónica: "Los diputados se insultan, llegan a las manos (...) un diputado hace relucir la pistola (...) Prieto saca la suya (...) el número de armas que se esgrimen pone un escalofrío en el hemiciclo (...) la profusión de armamento (...) pero la catástrofe no se produce".
Esta agresividad del PSOE  contra un parlamentario de la CEDA se produjo durante la sesión parlamentaria para responder a las acusaciones  de las continuadas cesiones hechas para mantenerse en el poder por el presidente Azaña (persona obsesionada en acabar con la religión católica), a la Esquerra (ERC) y acusando de connivencia a indeterminados grupos de la Cámara con los separatistas catalanes.
 http://revista.libertaddigital.com/companys-predica-la-guerra-civil-1276214209.html
El Presidente de la Genaralitat Lluis Companys desde joven militó activamente en partidos separatistas, fue detenido 15 veces y sospechoso de los incidentes de la Semana Trágica de Barcelona. Participó en la creación del partido Solidaritat Catalana que se unió a Esquerra Republicana y promovió la aprobación del Estatuto de Cataluña. Con ese historial patriótico-español Azaña lo nombró Ministro de Marina del Gobierno de la República.

El 6 de octubre de 1936, al llegar al poder la CEDA (partido de derechas) proclamó el Estado Catalán,  acusando de monárquicos-fascistas,  amenazando y recusando al gobierno democráticamente constituido.
Armó a reclusos, que junto con las milicias de ERC, otros grupos y unos centenares de mozos de escuadra  provocaron la intervención del ejército, rindiéndose a las 48 horas. El resultado lamentable: 40 muertos y millares de detenidos. Condenado por rebelión a 30 años de reclusión e inhabilitado, fue liberado al llegar al poder el Frente Popular. En Madrid le despidieron como a un héroe y de igual manera recibido y restituido en Barcelona. Toda su vida política se distinguió por insultos y amenazas a todo aquel crítico con su idea de Estat Catalá. No ha cambiado el estilo de estos demócratas nacionalistas.


Recientemente Artur Mas ha amenzado al Gobierno Español, de una forma nada elegante, chulesca, pero muy calibrada para llegar intencionadamente a su galería. Precede a esta intimidación el razonamiento del Sr. Pujol senior:  si no nos tienen en cuenta nos obligan a inclinarnos por la independencia, venía a decir aquel otrora "español del año" y leal al Rey. Claras declaraciones acompañadas del ambiente generalizado por las grotescas y perseverantes denuncias del hurto de las arcas catalanas por parte del Estado.  Indiscutiblemente la situación no es la misma, pero hay gran similitud en el procedimiento porque la Generalitat de entonces, la de Companys, se caracterizó por rechazar los fallos judiciales; ante las denuncias por su proceder respondía acusándoles de monárquicos y fascistas; el gobierno de la nación accedía a todas sus exigencias;  ponían de pantalla la República Federal Española cuando el fin era el Estado Catalán; utilizaban contínuas amenazas catastrofistas; eran apoyados por la izquierda del Parlamento que regurgitaba odio de clases; grandes amigos del PNV; imposición lingüistica; injusticias y menoscabo a lo español. La gran diferencia es que ahora no están armadas sus juventudes, aunque si cargadas del odio que han fomentado hacia la nación. Cataluña son los nacionalistas; los que no piensan como ellos anticatalanes.  Un buen trabajo en equipo: mientras unos caldean el ambiente en Cataluña, el más pío lo enfría en Madrid diciendo que no es independentista.  Un método habitual, el de las cien caras, para despistar a buena parte de los catalanes,  congratularse con los radicales y amplíar su abanico electoral.


Actualmente determinadas intervenciones parlamentarias demuestran desconocer estos hechos históricos, no por parte de los nacionalistas que, aunque no loable por la crispación social y peligro que provoca, ellos buscan el  Estat Catalá,  como siempre.  Lo  inadmiisible es que políticos españoles repitan los errores de antaño disminuyendo el poder del estado frente a los separatistas, que en definitiva su interés es debilitar aquel y conseguir independizarse. Es como abastecer de armas al enemigo.  Incomprensible porque  es posible democráticamente luchar contra teorías independentistas desestabilizadoras. Es el deber de un Presidente del Gobierno de España no poner en riesgo principios básicos de la Constitución y defender la unidad nacional,  la justicia e igualdad y los derechos como ciudadanos de los españoles en todo el estado.


¿Desconocerá  Zapatero aquellos avatares? Es de esperar que sí, cuando menos no en profundidad, porque las infulas que han tomado los nacionalistas durante sus legislaturas gracias a sus cesiones y alianzas, como antaño sucedió,  son gravísimas y a nada bueno conducen a España, que es decir  al conjunto de los españoles, incluidos los catalanes. La estulticia de este gobierno ha puesto al pais en una situación económica gravísima y ha deteriorado la convivencia de los españoles. Como de costumbre anteponiendo los propios intereses y los de su partido a los del conjunto de la ciudadanía.
No obstante hay diferencias: Azaña nombró Ministro de Marina a quien no se lo merecia y Zapatero de Defensa, candidata a la presidencia de la nación. Insólito.

4 comentarios:

  1. Si algo dejó claro Zapatero desde el principio,querido Urdanautorum, es que el concepto de España como nación era "discutido y discutible".

    Partiendo de ahi, todas sus actuaciones han ido destinadas a alimentar el caldo de cultivo del nacionalismo catalán más radical, hasta el punto que el Pacto del Tinell supone erradicar de la vida política al PP, al centro derecha.
    Curiosamente, como en 1934.


    Y es que nada es casual; la idea de Zapatero, el modelo a imitar en esa II Transición en la que estaba empeñado , no era otro que el de la II República.
    Una especie de Estado Federal de libre asociación como el que en su día Company le propuso a Azaña; una Cataluña independiente "asociada" a una España mutilada.

    Otro detalle que no conviene olvidar , es que el actual Estatut catalán lo pacto Zapatero con Mas tras una maratoniana reunión en la Moncloa.

    ResponderEliminar
  2. Pero tienes razón, nombrar precisamente ministra de Defensa del gobierno de España a quien se ha distinguido por su querencia filoindependentistas, sus amistades y defensa de quienes aborrecen a España y su escandaloso silencio ante los referenda independentista, es de verdad alucinante y de traca.
    Saludos blogueros

    ResponderEliminar
  3. NATALIA

    Lo de asociarse a un estado federal, era para el nacionalismo de entonces un medio de alcanzar la plena independencia. Lo mismo que pasa ahora con algunos nacionalistas que dicen que no ser separatistas sino federalistas.
    Siguen con las mismas excusas frente a un gobierno que le da todo igual, salvo mantenerse en el poder.

    ResponderEliminar
  4. JOSE ANTONIO DEL POZO

    Lo de Chacón, ahora Carmen, es de chirigota, de no ser tan grave.
    Solo escuchar los eufemismos que utiliza para evitar la palabra guerra acompañada por los generales, que tienen a sus hombres pegando tiros, da una idea de las patrañas de esta gente para mantenerse en el poder tratando sin disimulo de idiota a la ciudadanía en general.
    Saludos amigo.

    ResponderEliminar

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.