martes, 19 de abril de 2011

LA "IGUALDÁ" EN LA MAR

La Real Expedición Filantrópica de la Vacuna  fue una de esas gestas que deberían incluise en los textos de todos los colegios de España. La mayor expedición sanitaria que se conoce, donde, con los medios de la época, realizaron más de un millón de vacunaciones durante siete años y salvaron a la mayor parte del mundo de la mortal viruela. Además adiestraron y entregaron material y libros que sirvió para continuar  esa gratificante labor de los elegidos. En su circunnavegación llevaron el remedio hasta Asia a través de China.


Fue sin duda una verdadera misión humanitaria: ayudar a salvar vidas por amor al prójimo.   Cabe destacar la entrega de una mujer, Isabel Cendala y Gómez, joven viuda Directora de la Casa de Expósitos de La Coruña, que sin haber navegado participó cuidando a los 21 niños de 3 a 10 años, entre ellos su propio hijo, a los que inoculaban virus alternativamente para mantenerlo vivo. Sus ángeles los llamaba.
El director de la expedición fue el Dr.Balmis, acompañado del Dr. Salvany y ayudados por otros médicos, enfermeros y marineros. Un buen número de héroes por las vicisitudes y peligros que pasaron, incluido naufragio. Los niños héroes, los galleguitos, tienen un monumento en La Coruña.


Salvamento Marítimo ha bautizados las últimas entregas de siete remolcadores con los nombres de, Mª Zambrano, Mª Maetzu, Marta Mata y Mª Pita.  El nombre de estas grandes mujeres dignificarán la institución honrada con su nombre, pero lo propio sería dárselo  a  un  centro  docente,    político  o  relacionado  con  su  actividad   y  obra.

                                     
 Aun suponiendo, que no sospechando, la elección  ha sido para  apoyar el feminismo del maestro de tolerancia y promover  la "igualdá",  el político de turno que ha tomado la decisión debería ser más coherente y evitar ideologías  para tomar estas decisiones  y satisfacer al mayor número posible de ciudadanos.   Más  lógico sería  bautizar estos barcos, dado su actividad, con el de personajes  relacionados con el salvamento,  ayuda al navegante o con salvar vidas de una manera u otra. Es el caso de la  Expedición de la Viruela donde abundan los ejemplos. En la historia de España hay un piélago  de héroes, mujeres y hombres,  para nominar toda nuestra flota. .
Los políticos de buen talante, con toda la intención se equivocan, o sin intención alguna. Bueno, da igual, la cuestión es que como de costumbre  yerran. Con María Pita no, ¿o habrá sido un error?.


María Pita: ¡Quien tenga honra que me siga!


Haz bien y échalo a la mar; si los peces lo ignoran, Dios lo sabrá.
(Refranero español)


10 comentarios:

  1. Recuerdo,querido Urdanautorum, que Pérez Reverrte decía que si "EEUU tuviera uan historia tan gloriosa y épica como la nuestra, cuánats películas,libros y honores no recibirían cantando sus gestas".

    Aquí,no.
    Tenemos la desgracia de que el cainismo y los complejos impiden honrar y glosar gestas únicas,impresionantes como la de la Real Expedicion Filantrópica de la Vacuna,algo absolutamente memorable , y que en aquellos tiempos y con aquellos medios se antoja prácticamente como algo heróico.

    No sé que pinta María Zambrano en ese bautizo a los remolcadores y por qué figura su nombre en algo que le es completamente ajeno.
    Amén de la cuota,siempre hay que incluir a alguien afín ideológicamente, no vaya a ser que la ausencia de sectarismo les provoque un eczema incontrolable en sálvese la parte.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. NATALIA

    Es triste y absurdo, pero así es.
    Lo lamentable es que cada vez se separa más la juventud de esa realidad. Y no digamos la ocultación y tergiversación de los hechos históricos en regiones con influencia separatista.
    Un verdadero disparate fue transferir educación a las autonomías. Parece mentira que gobiernos de España no hayan puesto remedio a este dislate, más bien todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  3. Es que en España todavía falta la vacuna para muchos defectos que aún padecemos.

    ResponderEliminar
  4. A una parte de españoles de solo documento de indentidad sí; muchos estamos vacunados por gestas como la de Eloy Gonzalo, El héroe de Cascorro.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  5. Espléndida entrada, querido Ramón, no se le puede quitar ni una coma.
    Una enorme gesta que desconocía y un inmenso valor el de Isabel Cendala y Gómez, por lo que veo, una gran mujer.
    Totalmente de acuerdo con todos los pormenores de tu Post.
    Tenemos pendiente un vinito con Ibérico, llámame cuando quieras o te vaya bien.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Desconozco los hechos y los personajes que mencionas.(perdón por mi ignorancia) Pero tengo que felicitarte muy sinceramente por la forma en que te expresas y las fotos que presentas en tus posts, que califico de ¡¡ESPLÉNDIDOS!!
    Un beso, querido amigo: Juliana

    ResponderEliminar
  7. Pues es verdad ¿Qué pinta una filósofa en la mar?
    la verdad es que desconocía esta gesta de la vacunación de la viruela y mira que debemos agradecerla, me alegro mucho de haberte leído y saber de una mujer más entre las heroínas españolas.
    Un beso
    ¡Qué pena, de cuánta historia se priva a nuestros jóvenes!

    ResponderEliminar
  8. Gracias Terly.
    Una gran mujer Isabel de Cendala. De la noche a la mañana se embarcó por primera vez para atravesar el Atlántico en un barco de aquella época, con todas las incomodidades y vicisitudes para una mujer e iniciar una aventura por amor al prójimo, por acompañar a sus ángeles, incluido su propio hijo.
    Te llamaré.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Queridísima Juliana. ¡Cuán generosa eres! Te agradezco mucho tu comentario.
    Ya los romanos hablaban con admiración de las mujeres de Hispania, por su entrega y fortaleza; Isabel Cendala es una confirmación, trasladada en el tiempo, de aquellas crónicas.
    A mí también me ocurre con las cosas que explicas de tu querida Argentina, que desconozco y he de consultar el diccionario para alguna palabra de origen vuestro, y también castellana que no utilizamos.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Militos. Te agradezco tu comentario.
    Fue una de tantas gestas que cuando profundizas te asombras del valor, entrega, constancia y esfuerzo que supuso llevarla a cabo.
    Por cierto, Balmis era cirujano de la Armada y Salvany del Ejército.
    Un beso

    ResponderEliminar

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.