martes, 11 de enero de 2011

MARIA BELLIDO, LA DEL CANTARO. UNA HEROINA


 José Javier Esparza en la revista  Época de la pasada semana, trajo la historia de la heroina María Bellido, la del cántaro de Bailén, que lo fue en la famosa batalla de Bailén, continuación al DOS DE MAYO, posiblemente el mayor alzamiento popular que se conoce en la historia.



"María pasaba ya de los cincuenta años (...) Como otros cientos de mujeres, llevaba todo el día cruzando el campo de batalla con su cántaro". (El agua era para refrigerar los cañones debido a la temperatura de más de 40ºC, evitando que se inutilizaran como ocurrió con los franceses). "En uno de sus viajes vio al general Reding (...)Le ofreció su cántaro. Una bala silvó en el aire y fue a estrellarse contra el cántaro de María (...)  Mientras las balas seguían zumbando (...) Recogió un cascote (...) con agua y se lo ofreció al general (...)Una sobrina suya guardó el proyectil (...) Dicen los académicos que esa mujer, con aspecto de noble matrona, simboliza a la España victoriosa".

"A maría la llamaban la Culiancha porque tenía unas caderas formidables"


 Leire Pajín va a sacar una ley -otra más- de más igualdad. Qué acuciantes problemas tenemos los españoles... Además existe el riesgo de confundir cierto  insulto con el apodo, gneralizado apelativo en España, donde abundan más que nombres en el registro. Referirse a uno como el pichaaaaa: 300 euracos.

No prohiban, instruyan, aunque en Vds. es pedir peras al olmo.  Los españoles bien educados en la familia saben que es una falta de respeto insultar y mucho más reirnos de los defectos del prójimo. No necesitamos leyes,  lo enseñan los padres, los mayores  y antiguamente en el colegio. Den autoridad y formación a los profesores, reformen la enseñanza,  protejan a niños y adolescentes de las TTVV, hagan cumplir las leyes de verdad, no solo las que les interesa.  Defiendan a los ciudadanos, no fomenten el crimen de los nonatos, la promiscuidad de los adolescentes, no mientan, acaben con la malversación... Pero mejor no, más sencillo lo tienen: váyanse.

  Excma. Sra. Ministra, ¿Vd. nos va a educar?




Sra. Pajín, esa heroina se la conoce como "María Bellido, la del cántaro de Bailén". Su gesta, su vida, ha pasado a la historia y la llamaban la Culiancha. A Vds. posiblemente les saquen motes cuando acaben de gobernar, pero dificilmente sus nombres o apodos quedarán en el libro de oro de la historia.

                     

6 comentarios:

  1. lo que yo queria, gracias

    ResponderEliminar
  2. Estupenda entrada, amigo Ramón. La "culiancha" además de tener unas respetables posaderas, tenía unos ovarios dignos de una española de las de la época, otras, si alguna vez son recordadas, que lo dudo, será por su mala educación y enorme estupidez.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. molto intiresno, grazie

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Ya quisiera,querido Urdanautorum, tener un pelo la Pajín de María Bellido!!.
    De entrada, ni siquiera sabe quién era.

    Ahora viene Pajín con este anteproyecto que no es sino una ley mordaza encubierta que atenta contar la libertad de expresión.
    Quieren silenciar a toda costa a la sociedad y encarcelar al disidente.
    Si se miran las hemerotecas, este anteproyecto de ley es un calco de la ley que Chávez promulgo en Venezuela y que ha supuesto el encarcelamiento de opositores y el cierre de blogs y webs bajo la coartada de que "insultaban".

    Así están las cosas.
    Camino de la dictadura perfecta.

    ResponderEliminar
  5. Sí Terly, ovarios, y varias dosis de humanismo, honradez y patriotismo para esta caterva de políticos que dormitan en los foros.

    ResponderEliminar
  6. Podemos esperar lo impensable en un pais europeo de aquí a las elecciones.
    Ya tenemos un jefe de policía dedicado a los asuntos de políticos y personajes públicos, chivatos para que "colaboren" en el cumplimiento de sus leyes, un sistema de control telefónico estilo KGB y ahora un proyecto de ley mordaza.
    Y espera...

    ResponderEliminar

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.