domingo, 22 de noviembre de 2009

PIRATAS DEL SIGLO XXI




Los  piratas, gente desalmada, ladrones, a veces protegidos por el estado a quien servían a cambio de parte del botín conseguido, acosaron nuestras costas fustigando a  sus habitantes cruelmente. No es igual la práctica del corso, que en sus inicios se dedicó a combatir a los piratas para proteger las rutas comerciales, pero con el tiempo se convirtieron en piratas protegidos por determinados paises, que, incluso, a pesar de sus tropelías, les concedieron títulos nobles.

Ya sufrimos las incursiones de piratas  vikingos y normandos a los que combatió el arzobispo Gelmirez, derrotándolos cerca de las islas Cies en el año 1220, y también desistieron de los asaltos en el norte de Europa gtracias a los expertos marinos montañeses y vascos, que se dedicaron a proteger el comercio de la pesca.

El Mediterráneo padeció las atrocidades de la familia pirata Barbarroja. Entre otras muchas tropelías asaltó Palamós, pueblo marinero de la Costa Brava. A  los que no pudieron huir decapitó, quemó,  e incluso se encontraron cadáveres calcinados ensartados en un palo. El notario que dio fe y dejó constancia de lo sucedido, escribió: "no ha cor de crestia que no plore gotas de sang" (no hubo corazón de cristiano que no llorara gotas de sangre).

El galeón Santiago que se dirigía a Brasil fue asaltado por  Jacques Sore,  famoso pirata francés por su crueldad. Como además era hugonote "convencido" descubrió que entre los prisioneros iba el padre Acevedo con  39 jesuitas misioneros:  les cortó los brazos a todos y luego los arrojó al mar. Sólo se salvó un novicio de 14 años, que se lo quedaron como cocinero, pero éste se puso la sotana y les dijo que era jesuita: también fue martirizado.

Otro bestia fue François l'Olonnais -El Olonés-. Una de sus "hazañas" de mayor crueldad, fue cuando le abrió el pecho a un prisionero, le arrancó el corazón, lo masticó  y escupió en la cara de los demás gritándoles que le enseñaran el camino para llegar a San Pedro o haría lo mismo con ellos.

Estos son un pequeño ejemplo de las  barbaridades de aquella época, pero la mayoría de estos asesinos acabaron sus días trágicamente, alguno incluso "roto vivo en la rueda". Más tarde cambió la acvtividad de estos filibusteros y se dedicaron a la captura y transporte de esclavos con el beneplácito de los monarcas de turno: la vieja Europa se lució continuando las injusticias más abominables.

Esto ocurrió hace siglos, cuando no exsitía la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero en el XXI acabo de leer en la prensa de hoy las manifestaciones de Ricardo Blach, patrón del Alakrana y la tragedia que descubrió en el Ariana. Es horrible: una niña de 12 años posiblemente violada, en manos de esas bestias, con su madre que le pedía que se la llevara; este patrón no lo podrá olvidar en la vida.  Y la pobre cocinera violada contínuamente, embarazada y...¡Dios mío!, ¿cómo puede existir tanta maldad sin el castigo correspondiente?

Posiblemente,  quien ordenó "disparos a proa" desconocía esto. Es una vergüenza de  todas las naciones civilizadas, todas las que pregonan la justicia, la igualdad, el derecho de los niños, las alianzas con paises que no respetan la libertad. ¡Váyanse a la mierda!  No sirven para proteger a los inocentes porque sólo piensan en la nómina, en sus chanchullos, en las próximas elecciones, no para cambiar, no,  para mantenerse en la poltrona.  Es indigno, un ultraje para todos los ciudadanos de esos paises que se denominan libres.

¿Sería la misma respuesta si se tratara de la hija de un jefe de estado poderoso? Yo también apoyaría el envío del Principe de Asturias o del  Kenedy para acabar con esta barbarie y seguiría con los paraisos fiscales, intermediarios y abogados ingleses...

8 comentarios:

  1. ...didáctica lección de historia. Los políticos son perennes, e intercambiables en la Historia.

    ResponderEliminar
  2. Magnífico recordatorio histórico,Urdanautorum.
    El gran Julio César ya dió ejemplo de como tratar a los piratas.
    Tras pagar 50 talentos por su liberación,apenas puso pie en tierra firme, César organizó una escuadra improvisada y volvió con ella a Farmagusa, en cuyas playas los piratas aprovechaban su dinero fresco para entregarse al alcohol, y las mujeres.
    Desprevenidos como estaban, los piratas fueron presa fácil de César, quien en un primer momento los encerró en la cárcel de Mileto y, al detectar que el gobernador romano de Asia Menor, un tal Marco Junco, era blandito y pusilánime,ordenó crucificarlos por su cuenta y riesgo.

    César tuvo, eso sí, un buen detalle con quienes habían sido sus secuestradores durante casi mes y medio al ordenar estrangularles antes de exhibirlos en la cruz, ahorrándoles así una lenta y dolorosa agonía. Ese gesto le valió el relato aprobatorio de Suetonio en el que se cimentó el mito de su magnanimidad y clemencia.

    Igualito que Zapatero,nuestro amado líder...

    ResponderEliminar
  3. Estupenda página de la historia, Natalia. Ejemplar para esta caterva que nos administra.
    Cuando España estaba gobernada por monarcas con valor y tranquilidad de conciencia daban órden de ajusticiar donde se detuvieran a tales filibusteros.
    Es obvio que actualmente no se pueden aplicar las penas de aquella época, pero contrasta con el arresto impuesto al infante que hirió al pirata detenido (según información de la Cope), o el permitir que huyeran después de
    abandonar el barco. Es una lamentable vegüenza.

    ResponderEliminar
  4. Me ha guastado mucho tu post clarificador y condenatorio. ?Es que nunca nadie va a ser capaz de agarrar el toro por los cuernos y tomar las decisiones adecuadas por mucho que puedan moletar a otros?
    Aqui, o alli, se gobierna no pensando en los pueblos, sino en cuanto pueden durar sentado en sus privilegiados cargos cobrando sus buenos sueldo y con todos tipo de ventajas para ellos, su familiares y amiguetes.
    Cada vez estoy màs asqueado de la polìtica.
    Un fuerte abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  5. Entre las personas, siempre hay una lucha por el poder. Alguien lo conseguirá y los cortesanos conspirarán para quitárselo o para agarrarse a una porción de poder. Te guste o no, ya estás metido en la Corte y es mejor que domines sus reglas. Despierta, otros ya te llevan ventaja. Es hora de medrar.

    http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

    ResponderEliminar
  6. Muy buen artículo sobre éste espinoso tema. Contra la piratería han de tomarse medidas drásticas, pero muy drásticas, porque en alta mar, no hay más ley que la fuerza en ese momento y lugar y los tripulantes de mercantes o pasajeros de buques y yates, están vendidos ante cualquier ataque. Las medidas han de ser de fuerza disuasoria o no habrá capacidad para permitir la libre navegación.

    Natalia recoge el caso de Julio César, casi nada. Julio César reordenó el mundo occidental de tal manera que fundó las bases para la Europa Occidental de hoy. Y aún preparaba una operación contra Persia pero fue asesinado y ya nunca se llevó a cabo. Hubiera vuelto a cambiar el mundo oriental.

    Cuando fue hecho preso por los piratas, era joven, primero les obligó a subir el precio pedido por su rescate, porque le parecía poco. Ellos se reían de su audacia, puesto que su vida estaba en manos de ellos, los piratas. En las conversaciones que mantenían mientras estaba secuestrado, él les decía que les crucificaría. Y ellos se mondaban de risa más aún. Era un joven que les caía bien. Pero lo hubieran matado si Roma no hubiera pagado el rescate. Del mismo modo que después de pagar el rescate, Julio César los buscó, los capturó y los crucificó.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, Bucan, por tu interesante entrada.
    Estoy completamente seguro de que los infantes de nuestra Armada habrían solucionado el problema del Alakrana satisfactoriamente de una manera ejemplar, pero, como se desprende de la información aparecida, recibieron órdenes de los políticos poniendo en entredicho al cuerpo militar más antiguo del mundo con una prestigiosa historia.

    ResponderEliminar
  8. D. Urdanautorum, querido, le deseo a usted y a sus visitantes, familia y amigos:

    Feliz Navidad y mucha salud, trabajo y sexo, para el Nuevo 20010

    Y que la realidad nos nos joda los abrazos pendientes.

    El Gordo de la Lotería, Navidad con lucecitas y su puto buen rollito

    ResponderEliminar

Bienvenidos sean todos los comentarios, salvo aquellos provocadores, injuriosos o que expongan falsedades o críticas perversas, siendo responsabilidad de los autores el contenido de los textos.